Fijar precios de tus productos

El precio de tus productos determina cuánta ganancia obtienes de una venta, pero también afecta la disposición de tu público objetivo a comprar tu producto.

Si fijas un precio alto para tu producto, podrías obtener más ganancias con cada venta, pero los clientes podrían pensar que tu producto tiene sobreprecio y, en consecuencia, no realizar el pedido. Además, esto puede crear oportunidades para que la competencia ofrezca precios más bajos y atraiga a tus clientes a su negocio.

Si fijas un precio bajo para tu producto, podrías generar más ventas, pero podrías perder ganancias adicionales, y los clientes podrían pensar que tu producto es de baja calidad, lo que resultaría en menos ventas.

Cuando fijes el precio de tus productos, debes encontrar un equilibrio entre obtener una ganancia y cumplir con las expectativas de un precio adecuado para tu mercado objetivo. Revisa los siguientes pasos para determinar cómo establecer de manera efectiva los precios de tus productos. Recuerda monitorear tus precios regularmente y hacer ajustes según sea necesario, para asegurarte de mantener la rentabilidad.

Paso 1: determina tus costos

Antes de fijar un precio para tus productos, debes saber cuánto cuesta producirlos. Esto incluye el costo de materiales, mano de obra y cualquier otro gasto asociado con la creación de tu producto. Después de que entiendas claramente tus costos, puedes usar esta información para fijar un precio que cubra tus gastos y te asegures de obtener ganancias.

Paso 2: investiga tu mercado

Investigar lo que tus competidores están cobrando por productos similares te ayuda a encontrar el rango de precios general que tus clientes están dispuestos a pagar. Esto te ayudará a entender cómo puedes posicionar tus productos en el mercado. Investiga cómo se comercializan los productos cuando cuestan más o menos que el rango de precios promedio, y lee las reseñas de los productos para entender más sobre cómo los clientes perciben los precios de esos productos.

Paso 3: determina tu valor de mercado

Tu propuesta de valor es lo que distingue tus productos de la competencia. Debes entender qué hace que tus productos sean únicos y por qué los clientes deberían elegirlos entre otras opciones. Ejemplos de factores que pueden generar un mayor precio son el diseño innovador, materiales de calidad o productos provenientes de comercio justo. Por el contrario, un precio bajo puede ser su propia propuesta de valor, y si vendes un producto que se puede vender por menos de lo que ofrece tu competencia, fija tus precios en consecuencia. Después de que entiendas claramente tu propuesta de valor, puedes usar esta información para fijar un precio que refleje el valor que ofreces.

Por ejemplo, Gustav está interesado en vender un nuevo juguete para niños. Después de investigar el mercado, Gustav descubre que el costo promedio de productos similares es de USD 5. Al revisar los detalles del producto, Gustav observa que los competidores usan plástico para algunos componentes clave, mientras que su producto utiliza metal, lo que aumenta la flexibilidad y durabilidad del juguete. Gustav decide fijar un precio para su producto por encima del promedio, y resaltar la mejor calidad del producto en su marketing.

Paso 4: fijar un precio

Ahora que tienes una idea clara de tus costos, de tu mercado y de tu valor, es hora de fijar tu precio. Puedes usar una variedad de estrategias de precios para ayudarte a calcular los precios, incluyendo precios de costo más margen, precios basados en el valor y precios basados en la competencia:

  • El precio de costo más margen es una estrategia de precios en la que se calcula el costo total de producción de un producto y luego se agrega un margen de beneficio para determinar el precio de venta final. El margen generalmente es un porcentaje del costo total, y se agrega para asegurar que el negocio genere ganancias en cada venta. Esta estrategia de precios se usa comúnmente en industrias de mercado y minoristas, donde el costo de producción de un producto es relativamente estable y predecible.
  • Los precios basados en el valor son una estrategia de precios en la que un negocio establece el precio de un producto o servicio según el valor percibido que proporciona al cliente. Esta estrategia de precios tiene en cuenta los beneficios y el valor que el cliente recibe del producto o servicio, en lugar del costo de producción del mismo. El objetivo de los precios basados en el valor es capturar el valor máximo que el cliente está dispuesto a pagar por el producto o servicio, al tiempo que le permite al negocio obtener ganancias. Esta estrategia de precios se usa comúnmente en industrias como el software o productos de mercado, donde el valor del producto o servicio es subjetivo y varía de un cliente a otro.
  • Los precios basados en la competencia son una estrategia que permite a los negocios establecer el precio de un producto o servicio según los precios que cobran sus competidores. Esta estrategia de precios consiste en analizar los precios de productos o servicios similares ofrecidos por competidores y fijar un precio que sea menor, igual o mayor que el de la competencia. El objetivo de los precios basados en la competencia es ofrecer un producto o servicio similar a un precio más bajo u ofrecer un valor adicional a un precio más alto para seguir siendo competitivo en el mercado y atraer clientes. Dicha estrategia se usa comúnmente en industrias, como la venta al por menor, en la que los clientes pueden ver y comparar los precios de los productos.

Según la estrategia que elijas, asegúrate de seguir precios similares para productos similares en tu tienda para que tus clientes puedan entender tus precios. Elige la estrategia que mejor se adapte a tu negocio y establece los precios según corresponda.

Paso 5: monitorea y ajusta tus precios

Fijar precios no tiene que ser una decisión rígida. En este sentido, monitorea tus precios regularmente y ajústalos según sea necesario. Asimismo, monitorea tus costos, tu competencia y tu mercado. Si observas que tus precios son demasiado altos o demasiado bajos, realiza ajustes para asegurarte de ser competitivo y rentable.

¿Estás listo/a para comenzar a vender con Shopify?

Prueba gratis